La fusión de la playa y L' Albufera: Sucrer Mareny de Barraquetes

13 JUNIO 2019

El restaurante Sucrer, dentro del término municipal del Mareny de Barraquetes, es uno de los espacios paisajísticos más bonitos que se pueden encontrar al término de Sueca para llevar a cabo una buena comida, una buena cena o una celebración de esas que queremos guardar a la memoria como un día inolvidable, como una foto o una postal donde el viento del otoño lucha para imponerse al sol del atardecer.

Y la idea de todo hay que adjudicársela a Agustí Fos. Agustí quiso comenzar un nuevo milenio transformando un huerto de naranjas –la finca del Sucrer- donde había una casa de campo centenaria, en un restaurante de raíces valencianas. Un lugar donde pudieras comerte unos tomates que tuvieran sabor a tomates, un pescado de lonja –no de piscifactoría-, un trozo de carne con total garantía de haber pertenecido a un animal sin domesticar demasiado. Sin sulfitos, ni sulfatos, ni maíces, ni elementos añadidos.
Esta familia partió de una humilde caseta de campo para establecer 28.000 metros cuadrados de jardines, con vegetación autóctona, árboles centenarios, césped a granel, y espacios alentadores, con carpas, sombras, juegos infantiles, y todo aquello que pueda contribuir a hacer más agradable una celebración familiar.

Al Sucrer han ido adaptándose para poder ofrecer un servicio de primera calidad para todos aquellos que buscan un lugar con encanto para celebrar sus días más especiales. Este espacio se ha convertido ya en uno de los referentes de la zona para llevar a cabo un bautizo, una comunión o un casamiento. Instalaciones anchas con una carpa preparada especialmente porque los comensales tengan siempre la mejor temperatura a su interior, un jardín inigualable donde celebrar el casamiento o varias zonas donde llevar adelante los cócteles anteriores en el mismo convite o donde instalar los juegos para los más pequeños son algunas de las características del Sucrer.